La leyenda de Verónica

¿Te atreves a decir “Verónica” tres veces delante de un espejo? Antes de hacerlo, es mejor que conozcas la leyenda de Verónica.

Qué divertidos son algunos juegos que hacemos cuando somos niños. Eso siempre y cuando no estés sólo, claro. Es muy probable que hayas oído hablar de Verónica y los espejos, y de lo que puede pasarte si dices ese nombre tres veces mientras te miras en uno. ¿Leyenda urbana o realidad? Quién sabe. Lo que queda claro es que, como toda leyenda, la de Verónica tiene un origen y distintas versiones en todo el mundo.

El origen de la leyenda de Verónica no tiene una fecha ni un lugar concreto. Se dice que las primeras versiones comienzan a circular entre finales de los 70 y principios de los 80. Según la leyenda, Verónica era una joven que murió durante una sesión de Ouija. Al parecer, unas tijeras salieron volando y se clavaron en su cuello o en su corazón (según la versión que escuches). Hay otra versión que nos sitúa en esta misma sesión de Ouija, pero Verónica saldría disparada contra un espejo que se rompería y caería un cristal que le seccionaría la garganta.

Como no podía ser de otra manera, el espíritu de Verónica quedaría atrapado entre el mundo de los vivos y de los muertos y se le podría invocar, aunque no parece que fuese una buena idea.

Algo así podría suceder si invocas a Verónica – Foto: esoterium.es
¿Cómo se puede invocar a Verónica?

La forma de invocar a Verónica varía según la versión de la leyenda urbana. Sí que encontramos la figura del espejo como denominador común, aunque también aparecen otros elementos como las tijeras o las velas.

La versión más extendida dice que se debe dibujar un círculo de tiza en el suelo y en su interior se pone una Biblia y una rosa a la que se le corta el tallo con unas tijeras. Esas mismas tijeras se posarán sobre la Biblia. A continuación diremos “Verónica” tres veces. ¿Qué sucede a partir de entonces? Tenemos tres opciones:

  • Las tijeras salen disparadas y matan al convocante. Si no sucediese, tendrás una vida larga y exitosa.
  • Se escucha la voz de Verónica, que te indica el día de tu muerte.
  • La Biblia se abre y la página en la que queda, indican las semanas que te quedan de vida.

Al parecer, el mejor momento para invocar a Verónica es a medianoche del día de San Juan. Mientras unos mojan sus pies, tú puedes hacer una sesión de espiritismo.

Evidentemente, hay otros modos de invocar a Verónica. Al tratarse de una leyenda urbana (o no), la versión varía a lo largo de los años, aunque siempre está el espejo como protagonista.

Una de estas versiones dice que debes colocarte delante de un espejo, a oscuras y con la luz de tres velas, pronunciar tres veces “Verónica” y exhalar vaho al espejo. Allí aparecerá la fecha de tu muerte. Aunque también podría aparecer Verónica y te mata. Otras versiones dicen que Verónica viene a verte, aunque no te mata, simplemente te da alguna noticia fatídica.

Foto: sabiasesto.com
Otras versiones de la leyenda de Verónica en el mundo

Como suele suceder con las leyendas urbanas, muchas son capaces de circular alrededor del mundo, aunque sufren sus evidentes variaciones. Algunas de esas variaciones cambian el nombre de la protagonista, que pasa a ser conocida como Micaela o Carolina, incluso como María Sangrienta, María la Paralítica o La Vieja Del Quinto.

En el mundo anglosajón no existe la figura de Verónica, sino que recibe el nombre de Bloody Mary (María la sangrienta), Hell Mary, Mary Worth o Black Agnes. Incluso hay versiones que hablan de Verónica como la hija de Satanás, en lugar de como una pobre muchacha que muere accidentalmente.

Como último ejemplo, en este vídeo podéis ver como se cambia el número de veces que se debe decir la palabra “Verónica”:

La leyenda de Verónica en el cine

Uno de los ámbitos en los que más se ha explotado esta leyenda urbana es el del cine. La famosa cinta “Candyman” es un ejemplo de esta leyenda, aunque cambiando de protagonista.

Síguenos en las redes sociales Facebook y Twitter y, si te ha gustado este artículo, no dudes compartirlo con tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *