Palazzo Dario, la casa que mata en Venecia

Venecia es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más románticos del mundo. Pero uno de sus edificios esconce una tenebrosa historia. Descubre Palazzo Dario, la casa que mata.

Venecia suele ser sinónimo de romanticismo, de turismo, de su carnaval o de sus canales. Pero esta ciudad también esconde una oscura historia. Y es que uno de sus edificios se ganó la fama de ser “la casa que mata”, debido a la serie de sucesos que os vamos a relatar a continuación, que terminaban de forma trágica para sus protagonistas.

Ubicado en el Gran Canal de Venecia, Palazzo Dario fue construido en 1487 por encargo de Giovanni Dario como regalo para su hija Marietta. De estilo gótico veneciano, fue restaurado con elementos bizantinos y renacentistas. Desde su construcción hasta 1992, dejó tras de si un largo rastro de muertes y ruina para sus propietarios, convirtiéndose en uno de los lugares malditos de Venecia.

Palazzo Dario – Foto: directoriodenoticias.com

La primera víctima de este palacio fue precisamente su primera propietaria, Marietta. Hay que decir que la familia Dario era un clan de mercaderes de éxito, de ahí el poder construir un palacete tan singular. También hay que recalcar que la construcción quizá se hizo sobre los terrenos que ocupaba un antiguo cementerio templario, pero este dato no está confirmado.

Volviendo al caso de Marietta, encontramos dos versiones acerca de su tragedia. La primera de ellas cuenta que al poco de mudarse a su nueva residencia, la familia comenzó a perder sus propiedades, hasta acabar en la ruina. Fruto de aquello, tanto el padre como el marido de Marietta se suicidaron, el último apuñalándose hasta la muerte. Nuestra protagonista se encerraría en el palacio hasta morir de hambre. La segunda versión cuenta que la joven murió emparedada.

Tras la pérdida del palacio por parte de la familia Darío, hay dos familias que ostentan su propiedad, aunque no hay datos ciertos sobre el orden. Una de ellas fue la familia Barbaro, siendo asesinado uno de sus miembros. El Gobernador de Candia también compró Palazzo Darío, y también falleció en extrañas circunstancias.

Monet dibujaría este maravilloso palacio veneciano

El siguiente propietario del palacio sería el marqués Arbit Abdoll, un comerciante armenio de piedras preciosas. Compró la estancia en 1806, y poco tiempo después se declararía en quiebra, muriendo en la más absoluta miseria.

Llegamos al siglo XIX, cuando un hombre británico llamado Rawdon Brown se haría con la propiedad de Palazzo Darío. Tiempo después se suicidaría junto a su inquilino, ya que su relación homosexual salió a la luz, causando un gran revuelo.

Charles Biggs fue otro de los propietarios de la casa que mata. Estadounidense y homosexual, tras conocer la historia del palacio procedió a abandonarlo rumbo a México, donde se suicidaría su pareja sentimental.

El considerado como mejor tenor dramático del siglo XX, Mario Del Mónaco, también fue víctima de la maldición de Palazzo Dario. En 1964, de camino a Venecia para cerrar la compra del edificio, sufrió un accidente automovilístico. Afortunadamente, no perdió la vida, pero decidió renunciar a la operación inmobiliaria.

El Conde Filippo Giordano delle Lanze, propietario del edificio en 1970, fue asesinado a golpes por su amante, Raoul Blasich, marinero serbio de 18 años. Tras asesinarle golpeándole varias veces en la cabeza con una copa de plata, huyó a Londres, donde sería asesinado.

En 1981, Christopher “Kit” Lambert, manager del grupo The Who, compra la vivienda. Días después cae por las escaleras de la casa de su madre en Londres, sufre una hemorragia cerebral y fallece.

Kit Lambert fue una de las víctimas de Palazzo Dario

El siguiente propietario fue el italiano Fabricio Ferrari, hombre de negocios que fallece en un accidente de coche. Estaba en quiebra. Por supuesto, su hermana Nicole, que también estuvo viviendo en esta mansión, falleció en extrañas circunstancias. De hecho fue encontrada muerta, desnuda en un descampado.

La casa que mata se cobró su última víctima en la figura de Raoul Gardini, magnate italiano envuelto en un proceso de corrupción. Amigo de Juan Carlos I, Rey de España, se suicidó en 1993 de un disparo en la cabeza.

Raoul Gardini

Se cuenta que Woody Allen estaba dispuesto a comprar esta vivienda, pero parece ser que al conocer la leyenda que le envolvía se lo pensó mejor, declinando finalmente esta opción. Su último propietario es un millonario estadounidense, quien se hizo con su propiedad tras 10 años abandonada. ¿Se cobrará Palazzo Dario una nueva víctima?

Algunos dicen que la leyenda se debe a la frase grabada en su entrada: “Urbis Genio Joannes Darius”, que significa “Giovanni Darío, al genio de la ciudad” y cuyo anagrama se convierte en “Sub ruina insidiosa genero”, que significa “Traigo ruinas a los que viven bajo este techo”. Por cierto, si eres turista, no te preocupes al pasar por ella, ya que la maldición está ligada únicamente a los propietarios de Palazzo Dario. Incluso en Venecia se asegura que da suerte a los turistas que se acercan hasta allí.

Así que, si visitas Venecia, no te pierdas este histórico lugar maldito. Y cuéntanos tu historia, por supuesto.

Síguenos en las redes sociales Facebook y Twitter y, si te ha gustado este artículo, no dudes compartirlo con tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *