El caso de Linda Napolitano: abducción extraterrestre en pleno Manhattan

Linda Napolitano fue víctima de la abducción extraterrestre más espectacular en la historia de la ufología. Se produjo en pleno Manhattan y a la vista de múltiples testigos.

30 de noviembre de 1989. El investigador Budd Hopkins recibe una llamada. Al otro lado del teléfono, una mujer llamada Linda Napolitano, le cuenta que ha sido abducida por unos extraterrestres durante esa madrugada. Unos pequeños seres grises le observaban a los pies de su cama mientras dormía y, levitando, le hicieron llegar hasta una nave que esperaba flotando fuera a unos metros de su edificio, en pleno Manhattan, cercano al puente de Brooklyn.

Días más tarde, Budd Hopkins somete a Linda a una sesión de hipnosis. La historia que le había contado por teléfono y la que le estaba contando durante la sesión coinciden, pero no dejan de ser historias demasiado comunes. Una historia que cualquiera podría inventar. Mujer sola, seres grises y una abducción extraterrestre. Nada nuevo. Nada convincente.

Sesión de hipnosis de Linda Napolitano – Foto: www.espaciosocultos.com
Una carta cambia el rumbo de los acontecimientos

15 meses más tarde, en febrero de 1991, Budd Hopkins recibe una carta que cambia el rumbo de los hechos. En ella, dos agentes de la policía narran cómo habían sido testigos de una abducción. Lo narran con todo lujo de detalles y coincidiendo en la fecha.

No sólo coincidían los detalles y la fecha, sino que además eran agentes de la policía. Aquello debía ser cierto. Pero, ¿por qué tardaron tanto en comunicarse con él?

Richard y Dan, que es como se dieron a conocer, escoltaban aquella noche a un alto cargo en la política internacional. En su camino hacia un helipuerto en Nueva York, el coche que conducían se detuvo. Justo en ese momento sucedieron los hechos. Vieron a Linda Napolitano salir del 12 piso de su apartamento en Manhattan y levitar hacia una nave que no parecía de este planeta.

Un segundo giro en los acontecimientos

Una mujer que afirma haber sido abducida por extraterrestres, dos agentes de policía que confirman la historia. ¿Habría algo más que pudiese dar mayor impacto a este caso? Sí, lo había.

Meses más tarde, Hopkins descubre que los dos agentes no eran realmente policías, sino que eran agentes de la CIA. También descubre el motivo por el cual habían guardado silencio durante tanto tiempo. Aquella noche estaban escoltando a Javier Pérez de Cuéllar, que en aquel momento era el Secretario General de las Naciones Unidas.

El motivo de su silencio era lógico, aquel caso no podía trascender a la luz pública. Pero una nueva carta confirma de nuevo la historia de Linda Napolitano.

Foto: Skeptica

Una mujer apodada Janet Kimble confiesa a Hopkins que aquella noche del 30 de noviembre de 1989 se encontraba circulando por el puente de Brooklin cuando el sistema electrónico de su coche falla, al igual que las farolas situadas en el puente. Dispuesta a ver qué sucedía, baja del coche y se encuentra con la escena que narraron tanto Linda como los dos agentes.

Una gran sorpresa en un examen médico

Aquel caso era demasiado bueno, y Hopkins lo sabía. En un examen médico al que fue sometido Linda, se localiza, mediante una radiografía, un objeto metálico en su cavidad nasal. Dos semanas más tarde, la supuesta abducida comienza a sangrar de forma aparatosa mientras duerme.

Una radiografía posterior reveló que aquel objeto metálico ya no se encontraba en la fosa nasal de Linda Napolitano, pero sí que había indicios de que ahí hubo algo en aquel momento. Tanto Linda como su madre juraron que jamás se había sometido a cirugía nasal, por lo que aquello carecía de sentido.

El caso de Linda Napolitano sale a la luz pública

Era prácticamente imposible que un caso de este tipo se pudiese mantener oculto a la luz pública. De hecho, Hopkins se da cuenta de que aquello era demasiado extraordinario como para ocultarlo. Por ese motivo, publica la historia de Linda en la revista MUFON UFO en septiembre y diciembre de 1992.

Evidentemente, aquello no quedaría ahí. Una abducción en pleno Manhattan, con el Secretario General de las Naciones Unidas como testigo, iba a dar la vuelta al mundo. El tema apareció publicado en revistas y periódicos como Wall Street Journal, Omni, Paris Match o el New York Times, y sus protagonistas Hopkins y Linda aparecieron en programas de televisión como Inside Edition.

Pero claro, el Secretario General de la ONU no podría confesar este avistamiento de forma pública. Sí que mantuvieron una serie de reuniones en las que le confesó todo lo que había visto y vivido aquella noche, pero era una información demasiado buena como para ser reconocida a nivel público. Aunque, ¿por qué no utilizaron los dos agentes de la CIA su puesto para averiguar lo que había sucedido? ¿Por qué habían recurrido a un investigador privado?

Un final inesperado

Los dos agentes estaban poniendo a prueba a Hopkins. Linda Napolitano había vivido algo que posiblemente era alto secreto para el gobierno de los Estados Unidos. De hecho, uno de los agentes llegó a secuestrar a Linda para hacerle reconocer que todo lo que había contado era mentira.

“Witnessed” el libro en que Budd Hopkins describe todo el caso de Linda Napolitano

Hubo debate en la opinión pública entre aquellos que consideraron que todo fue una gran mentira y los que creyeron a Linda. De hecho, testigos del calibre del Secretario General de la ONU y dos agentes de la CIA deban credibilidad a una abducción que se convirtió en la más documentada de la historia y de la cual se puede encontrar en el libro “Witnessed” que Budd Hopkins publicó en 1996 hablando en exclusiva de este asunto.

Síguenos en las redes sociales Facebook y Twitter y, si te ha gustado este artículo, no dudes compartirlo con tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *